lunes, 28 de julio de 2014

HISTORIAS DE LA PROSTITUCIÓN

La prostitución es un negocio que permanece vivo desde los anales de la historia, 
no en vano, la misma Biblia nos narra la historia de María Magdalena, donde ya en 
tiempos de Cristo, era una profesión totalmente arraigada en las costumbres sociales 
de la época.



En la España de los Austrias (s. XVI), para que una joven pudiese entrar en una mancebía, 
o casa pública de prostitución, tenía que acreditar con documentos ante el juez de su 
barrio ser mayor de doce años, haber perdido la virginidad, ser huérfana o haber sido 
abandonada por la familia, siempre que ésta no fuese noble. El juez procuraba disuadir de 
sus torcidos intentos a la aspirante con una plática moral, y si no la convencía, le otorgaba 
un documento, donde la autorizaba para ejercer el oficio.

ESTA ES LA HISTORIA DE  5 PROSTITUTAS Y UN PUEBLO.
Que en la actualidad quiere levantar un monumento  a las 5 prostitutas.
María Juliache, española, soltera, de 28 años; Angela Fortunato, argentina, casada, 31; 
Consuelo García, soltera, argentina, 29; Amelia Rodríguez, argentina, soltera, 26; y 
Maud Foster, inglesa, soltera,

En San Julián



Al despuntar el siglo XX un prostíbulo  abrió sus puertas en aquel pueblo ubicado en la 
provincia de Santa Cruz, 1.800 kilómetros al sur de Buenos Aires, sobre el levante de la Patagonia, inconmensurable meseta austral barrida por los vientos furiosos de la cordillera 
de los Andes y el Atlántico.

Esos territorios del fin del mundo habían sido arrebatados a sangre y fuego a los aborígenes nativos y se habían convertido en propiedad de un puñado de latifundistas -ingleses, 
escoceses y españoles.


La mayoría criaba rebaños de ovejas, bajo la protección del Imperio Británico, y producía 
lana que enviaba a la metrópoli. Pero Londres empezó a importar lana desde Australia y 
Nueva Zelanda con lo cual bajaron los precios y sobrevino la crisis en el sur argentino, 
donde empeoraron las condiciones de trabajo.



Entonces los peones de campo, en su mayoría chilenos y europeos, más algunos 
argentinos, se alzaron en protestas.



Las demandas laborales eran simples: pago de salario en metálico y no con bonos; un 
paquete mensual de velas, para iluminar el barracón por las noches, y un catre para 
cada trabajador; botiquines con instrucciones en castellano y no en inglés; menú más 
variado que la carne de cordero como plato único, entre otras exigencias. 

La negativa de la patronal a oír aquel petitorio desencadenó en 1921 una primera huelga 
masiva, dirigida por los anarquistas llegados de Europa, entre ellos, el gallego Antonio Soto Canalejo, de El Ferrol.



El movimiento social arribó a un acuerdo con la patronal Sociedad Rural de Santa Cruz 
dirigida por el español  Ibón Noya, a su vez presidente de la ultraderechista Liga 
Patriótica Argentina-




Pero tras el incumplimiento del pacto volvió la huelga general al ámbito rural. 

Así que la legación de Su Majestad imperial en Buenos Aires, inquieta por el cariz 
que tomaba la revuelta, preguntó a las autoridades argentinas qué planeaban hacer 
para salvaguardar de forma eficaz los intereses británicos.
La mejor idea del Gobierno del presidente argentino Hipólito Irigoyen 



fue enviar al X Regimiento del Ejército, que se desplazó al mando del teniente coronel 
Benigno Varela.



Este oficial ordenó la caza y fusilamiento de los huelguistas.



Unos 1.500 trabajadores, excepto Soto, que se fugó a caballo a Chile, cayeron muertos 
bajo las balas de los máuser y fueron enterrados en fosas colectivas y anónimas.


Uno de esos osarios aún hoy está dentro de la estancia (cortijo) La Anita, que entonces 
era propiedad del asturiano José Menéndez.


Como fusilar había sido un oficio agotador, llegó el momento del descanso. Varela no era 
nada zonzo y el 17 de febrero de 1922 autorizó a sus hombres a ir al prostíbulo de San Julián mientras aguardaban el barco que los transportara a Buenos Aires.



Se avisó a Paulina Rivera, dueña del prostíbulo, de que iban a ir los soldados.
Pero cuando éstos se acercan al lupanar la dueña les dice que las cinco prostitutas 
se niegan.
Ellos lo toman como un insulto al uniforme de la Patria.
Conversan entre ellos, se animan y a la fuerza tratan de meterse dentro.
Pero salen las cinco pupilas con escobas y palos y los enfrentan al grito de "asesinos", "porquerías" y "con asesinos no nos acostamos". El alboroto es grande.



Los soldados hacen gestos de sacar las armas pero retroceden y cruzan a la acera de
enfrente. También les gritan "cabrones malparidos" y según el posterior parte policial
otros insultos obscenos propios de mujerzuelas».

Aquel quinteto de prostitutas, que tuvo el coraje de cerrar sus piernas como gesto de
rebelión, estaba conformado por María Juliache, española, soltera, de 28 años;
Angela Fortunato, argentina, casada, 31; Consuelo García, soltera, argentina, 29; Amelia Rodríguez, argentina, soltera, 26; y Maud Foster, inglesa, soltera, 31, y "de buena familia",
según consta en el acta de la comisaría de San Julián, a la que las cinco fueron a parar.

Las metieron a todas juntas en un calabozo pequeño, con espacio para un solo detenido.
Les pegaron y arrojaron agua fría. Después les prohibieron ejercer su oficio y les negaron la libreta sanitaria.

 Sin embargo, 30 años después la inglesa Foster regresó a San Julián y, ya señora mayor,
volvió al prostíbulo como madama.

 Sólo resta, pues, el monumento a las valientes chicas , en cuyo viejo edificio casi un siglo
después funciona algo parecido, aunque con otro nombre y maquillado de discoteca.

Esta historia nos demuestra que la revolución se puede hacer desde un prostíbulo

Los lectores de mí blog se extrañaran que hoy les cuente una historia de Argentina,
cuando normalmente lo hago de mí tierra "Cataluña". Nada más lejos de la realidad
pues el prostíbulo.................



Se llamaba  " LA CATALANA "

Hasta pronto.










martes, 22 de julio de 2014

¿ DONDE ESTAN LAS MORERES , DEL FOSSAR DE LAS MORERES ?

Se han  preguntado, alguna vez donde están las moreras " DEL FOSSAR DE LAS
MORERAS " de Barcelona.



En la actualidad, la plaza es un lugar dónde, cada 11 de septiembre, se conmemora la 
Fiesta Nacional de Cataluña y se rinde homenaje a los defensores de la ciudad, muertos 
y enterrados en este lugar.





Los orígenes del Fossar de les Moreres datan del siglo XII, cuando el párroco de la 
iglesia de Santa María del Mar.


Necesitado de un lugar cercano a su parroquia para enterrar a sus fieles, solicitó al 
potentado y burgués Bernat Marcús la donación de un terreno adyacente a la iglesia, 
que era de su propiedad.
Marcús, después de meditarlo largamente, le cedió el solar, pero con la condición de 
que en el plazo máximo de quince días se debía haber enterrado en su solar algún feligrés
de Santa María, ya que consideraba que si transcurrido dicho plazo el terreno no se había utilizado, no era tan necesario como el párroco pretendía.
Transcurrido el plazo otorgado por Marcús sin que se produjera ningún fallecimiento, 
Marcús se dirigió a la iglesia para anular la donación realizada.  

Cuando llegó bajo las moreras que adornaban la plaza, un fulminante ataque al corazón 
acabó con su vida, siendo el propio donante quien inauguró el cementerio.

En el siglo XIX y bajo la presión del rey Fernando VII y el General Castaños, el cementerio 
de las Moreres y la plaza se pavimentaron en 1821.

Se que se preguntaran ? donde están las moreras ?. Pero toda historia tiene un principio
y muchas veces un final sorprendente .

Todo empezó en " La Guerra de Sucesión  Española ". 
Cataluña tenia como aliada Inglaterra. Tras varios años de guerra, en 1713 se firmó el 
Tratado de Utrech con los Ingles en el que se reconocía a Felipe de Anjou (Felipe V) 
como rey de España y de las Indias y renunciaba al trono de Francia y regalarles Gibraltar 
Menorca, y las concesiones comerciales en América.

Barcelona se encontró sin el apoyo de Inglaterra luchando sola contra España y Francia 
Pero Barcelona todavía aguantaría hasta el 11 de septiembre de 1714.


Como ocurre en todas las guerras civiles, los perdedores tuvieron que abandonar su hogar 
ante la más que probable represión por los partidarios de los Borbones. ¿Qué fue de 
aquellos emigrantes catalanes que tuvieron que abandonar Barcelona?

Lo más lógico y prudente fue refugiarse en territorios europeos controlados por los 
Habsburgo: Nápoles, Flandes, Cerdeña, Sicilia (todos ellos perdidos por la Corona 
española en Utrech), Austria, Hungría… Felipe V quería recuperar los territorios de la 
Corona española que el Tratado de Utrech había repartido entre los beligerantes de la 
Guerra de Sucesión y en 1733 reconquistó Nápoles y Sicilia.

Los emigrantes catalanes que allí se habían refugiado tuvieron que volver a huir, esta vez 
a Viena.
Aquel contingente que llegó a Viena estaba formado por gente sencilla y humilde. 
Sin recursos y sin forma de ganarse la vida, malvivían vagabundeando por las calles y las autoridades buscaron una solución  y reubicarlos en algún lugar.

El lugar elegido fue un territorio pantanoso recientemente conquistado al Imperio otomano 
en el que hoy se sitúa Zrenjanin



A unos 70 km al norte de Belgrado, Serbia.




Además de quitarse un problema, utilizaron a los catalanes para repoblar la frontera 
con los turcos.

Entre 1735 y 1737, financiados por el Sacro Imperio, unos mil catalanes fueron embarcados 
para llevarlos a su nuevo hogar a través del Danubio… allí fundaron Nueva Barcelona.




Comenzaron la construcción de aquella nueva ciudad y plantaron las primeras "MORERAS" 
para alimentar a los gusanos de sus fábricas de seda.

Pero aquel sueño de un nuevo hogar solamente duró tres años. Los enfrentamientos entre 
los Habsburgo y el Imperio otomano se reanudaron y la zona ocupada por los catalanes 
sufrió las acometidas de los turcos.

Además, por si esto no fuera poco, los turcos también trajeron la peste que diezmó a la 
población. 

Los pocos que sobrevivieron abandonaron Nueva Barcelona y su rastro se perdió.
En 1808 un incendio arrasó lo que quedaba de la ciudad y, a fecha de hoy, el único 
vestigio que queda de aquellos emigrantes catalanes son las "MORERAS".
Como ven la historia siempre nos puede sorprender.

Hasta pronto.


   

















  

miércoles, 16 de julio de 2014

LA HISTORIA CONTADA, A MI MANERA

La propia historia nos da pie para contarla de diferente forma que nos enseñaron,
y si le ponemos un punto de humor, nos sale la historia contada, a mí manera.

Una de las cosas que la historia nos demuestra, es que todo ya esta inventado.

LOS PANTALONES




Los troyanos, los frigios, los habitantes de la Taurida, y en una palabra, todos los 
bárbaros aparecen en los monumentos griegos con calzones semejantes a nuestros 
pantalones.

Ahora que se a puesto tan de moda lo de " APRENDA INGLES EN CUTRO DÍAS "
Esto ya fue un invento de los " REYES CATOLICOS "



En 1511 los dominicos residentes en La Española hicieron estallar lo polémica sobre la 
justicia de la conquista de América, al cuestionar el modo en que los aborígenes eran 
tratados por los españoles. A tanto llegó que se comenzó a discutir sobre la licitud o ilicitud 
de la conquista.

Incluso el rey Fernando el Católico sintió la necesidad de que se aclarasen las condiciones 
de justicia en que debía fundarse la conquista.
El Requerimiento fue la primera respuesta oficial de la Corona a esta cuestión. Hay que 
imaginar la situación. Un grupo de españoles avanzan por las tierras desconocidas.
De pronto unos indígenas, les cierran el paso y con sus gestos amenazadores les invitan a 
que se retiren.
Entonces antes de masacrarlos, un escribano les leía a los sorprendidos indígenas 
(muchas veces no había ni intérprete ni se había inventado la traducción simultánea) 
"El Requerimiento".
Una vez terminada la lectura, ya se podía pasar a la acción. La Ley se había cumplido.

Y de esta forma fue como los aborígenes aprendieron el castellano en cuatro días.

La literatura siempre nos a mostrado a Isabela Católica, como una mujer de gran belleza
como nos muestra la foto de arriba.
Pero al mismo tiempo también nos demuestra que los artistas de la época.


  
Desconocían el  "Photoshop".

De todos es conocido la historia del huevo de Colon
Orquesta Mondragon


video


Estando Cristóbal Colón a la mesa con muchos nobles españoles, uno de ellos le dijo: 
'Sr. Colón, incluso si vuestra merced no hubiera encontrado las Indias, no nos habría 
faltado una persona que hubiese emprendido una aventura similar a la suya, aquí, en 
España que es tierra pródiga en grandes hombres muy entendidos en cosmografía 
y literatura'.

Colón no respondió a estas palabras pero, habiendo solicitado que le trajeran un huevo, 
lo colocó sobre la mesa y dijo: 'Señores, apuesto con cualquiera de ustedes a que no 
serán capaces de poner este huevo de pie como yo lo haré, desnudo y sin ayuda ninguna'.

Todos lo intentaron sin éxito y cuando el huevo volvió a Colón éste al golpearlo contra la 
mesa, colocándolo sutilmente lo dejó de pie.

Todos los presentes quedaron confundidos y entendieron lo que quería decirles: que 
después de hecha y vista la hazaña, cualquiera sabe cómo hacerla.

Yo y entre otros intelectuales y historiadores  españoles nos preguntamos.
Si Cristóbal Colon, le hubiera enseñado el otro huevo a la Reyna quizás la historia de
España hubiera cambiado ?. 

Una cosa si que es cierta, que las nuevas tecnologías como la fotografía nos puede hacer comprender mejor la historia de nuestros antepasados.

La huelga de basureros en las capitales de España.



Dice la historia que, en la Europa de la época medieval y moderna llevar a un gato al 
agua era mucho más sencillo que lograrlo con un cristiano.
Sabido es que, en alta mar, la proximidad de una nave se percibía antes con la nariz que 
con la vista.



Los caminantes con el viento en contra notaban con buena antelación que estaban 
llegando a una ciudad.



A que es de agradecer las nuevas tecnología, para comprender nuestro pasado.

De la reina Isabel la Católica (la misma que se escandalizó al ver por primera vez las 
termas de la Alhambra, estancias diabólicas de placer y pecado) se dice que tal vez se 
bañó dos o tres veces en su vida.

Las crónicas de la vida del Cristianísimo Luis XIV Rey de Francia hablan de un gran acontecimiento.




En cierta ocasión el rey tomó un baño ¡por prescripción médica!.

Pero no crean, a un que la depilación con lacer no existía ni el bikini las reinas 
ya se depilaban y no el bigote. 



Bajo relieve medieval , que representa a una mujer que se depila el pelo púbico.

Según la leyenda, representa con desprecio la esposa del emperador Federico 
Barbarossa (que había arrasado Milán).

Pero como dicen los sabios:
SI NO SOLTAMOS EL PASADO CON QUE MANOS COGEREMOS EL FUTURO

Para darse cuenta del presente solo hay que ir a dar un paseo por los zoológicos españoles
y leer sus carteles.

Hace unos años decían: POR FAVOR NO DARLE COMIDA A LOS ANIMALES.
Después:POR FAVOR NO QUITARLE LA COMIDA A LOS ANIMALES.
Y ahora: POR FAVOR NO COMERSE LOS ANIMALES.

Como también estoy muy puesto en futurólogia.  En la actualidad se habla mucho
sobre un gobierno de coalición entre el, partido POPULAR del gobierno y el
partido de la oposición el Partido Socialista Obrero Español.

Les dejo para terminar una foto sobre este futuro matrimonio.



 Hasta pronto.
























 

domingo, 6 de julio de 2014

" LA PEDRERA " Y SUS HISTORIAS



Desde su apertura al público en 1987 ha recibido más de 25 millones de visitas 
(1 millón cada año aproximadamente), convirtiéndola en uno de los diez lugares más 
visitados de Barcelona.

" LA CASA MILÁ "



No siempre las obras de Gaudí fueron admiradas, es por ello que el pueblo de Barcelona
la bautizo como la " PEDRERA " ( LA CANTERA ) cuyo nombre es el conocido por
todos los catalanes.



Incluso el matrimonio Mila se negó a pagar a Gaudí por dicha obra, que les parecía 
horrenda. Teniendo que ir a juicio y de esta forma Gaudí pudo cobrar más de cien
mil pesetas que el matrimonio se negaba a pagarle por sus trabajos.

1911



En esta época las revistas satíricas no dejaron de hacer chistes sobre la obra.
Junceda la presentaba en un chiste como una «mona de Pascua»; Ismael Smith insinuaba 
que había sufrido un terremoto como Messina.
Picarol la asimilaba a un imaginario Valhalla wagneriano o como una defensa antibélica 
de la guerra de Marruecos, o como un hangar para dirigibles.




También es famosa la anécdota que se cuenta que cuando el político francés 
Georges Clemenceau



Vino a Barcelona a dar una conferencia, al ver la Pedrera se marchó corriendo sin dar 
siquiera su discurso, aterrado de que la gente pudiese vivir en un sitio así.

Pero toda historia tiene un principio.

Josep Guardiola i Grau (1831-1901)



Salió de l’Aleixar, el pueblecito de Tarragona que le había visto nacer, siendo un 
jovenzuelo de diecisiete años.
Cuando regresó a Europa, cuatro décadas más tarde, había acumulado una fortuna 
de veinte millones de pesetas.
Y todo gracias en gran parte al café de Guatemala. Fue allí, concretamente en San Pablo Jocopilas, donde a mediados del siglo XIX compró una finca, El Chocolá, de la que supo 
extraer el mejor café de América central.
Pronto se encargó de hacerlo llegar a las mesas de los más selectos sibaritas.
Tuvo, además, la habilidad de deshacerse de la hacienda, por un precio que multiplicaba 
por miles el precio a que la había comprado, justo antes de que los precios internacionales 
del café cayesen en picado.
Instalado en París, se dedicó a la buena vida, en compañía de 
Roser Segimon i Artells (1870-1964)



Una chiquita Reus  Tarragona que se convirtió en su esposa en 1891
En 1903, Roser, ya viuda, paseaba su duelo por el balneario de Vichy 


PERE MILÁ I CAMPS  (1873-1940)





Pere Milà era un seductor ,sin mucho fondo pero con bastante estilo .
Milà amaba los automóviles. 
Tuvo uno de los primeros coches matriculados en Barcelona y, aprovechando que 
su tío era el alcalde, organizó la primera carrera de automóviles que se celebró en 
la ciudad. 
Otros de los quehaceres favoritos del amigo Pere era ir a lujosos balnearios de aguas 
termales que eran centros de animada actividad social y escenarios muy propicios para 
que las viudas que acababan de heredar, como Roser Segimon, y jóvenes seductores 
encontraran alivio a su soledad o una dote que resolviera la vida. 
La afortunada coincidencia de la heredera y el seductor se dio en ese año de 1903 en el 
balneario francés de Vichy, donde contrajeron matrimonio en 1905.

No tardó en correr el chiste de que Perico, que así llamaban a Milà, no se había casado 
con la viuda de Guardiola, sino con la guardiola (‘hucha’ en castellano) de la viuda.





Soldado imperial de la saga Star Wars, cuyo casco se inspiró en las chimeneas 
de la Pedrera ideadas por Gaudí.

Pere Milà murió en 1940, su mujer, Roser Segimon le sobrevivió veintitrés años, 
residiendo en el piso de la Pedrera, un espacio de más de mil trescientos metros 
cuadrados.
Vivió toda su vida en los decorados de Gaudi que no le gustaban, y los cambió por 
entero a la muerte del arquitecto en 1926 por un estilo muy convencional.
A su muerte, y por indicación de ella, fue enterrada junto a su primer marido, Josep 
Guardiola i Grau. Parece que fue mucho más feliz con éste que con el conquistador Milà.

Lo cierto es que la fortuna de Guardiola i Grau nunca a dejado de producir beneficios
hasta la actualidad.

Hasta pronto.






















miércoles, 2 de julio de 2014

I GUERRA MUNDIAL ( RECUERDOS INSOLITOS )

Hace 100 años ahora  de la primera guerra mundial. Se ha escrito mucho sobre ella,
y nos da la sensación que con decir que murieron 9.000.000 personas se termina la cuenta.






Junto a estos 9.000.000 de héroes hubo otros héroes anónimos que también fueron
clave en esta guerra  " LOS ANIMALES "


  
Esta guerra se recuerda como la guerra de las trincheras. Los perros fueron clave
para pasar mensajes entre trincheras.





Las palomas mensajeras


En el transporte



Y en el ataque





Lo insólito es que solo Inglaterra levanto un monumento a estos héroes anónimos


   

El conflicto militar que comenzó como un enfrentamiento localizado en el Imperio 
Austro-Húngaro y Serbia el 28 de julio de 1914; se transformó en un enfrentamiento 
armado a escala europea cuando la declaración de guerra austro-húngara se extendió 

a Rusia el 1 de agosto de 1914; Finalmente, pasó a ser una guerra mundial en la que 
participaron 32 naciones. 
Veintiocho de ellas, denominadas aliadas o potencias asociadas y entre las que se 
encontraban Gran Bretaña, Francia, Rusia, Italia y Estados Unidos, lucharon contra la 
coalición de los llamados Imperios Centrales, integrada por Alemania, Austria-Hungría, 
Imperio Otomano y Bulgaria.

Dicen que todo empezó con el atentado y asesinato, ocurrido el 28 de junio de 1914
del archiduque Francisco Fernando y su esposa la archiduquesa Sophie.



Fueron asesinados a tiros por Gavrilo Princip, miembro del grupo radical ‘La joven 
Bosnia’ ,  mientras iban en un bonito coche de época de seis plazas al descubierto.


Este fue el evento que dio inicio a la Primera Guerra Mundial y las primeras muertes 
en las que el automóvil estuvo involucrado.



La leyenda cuenta que todos los dueños de este Graef und Stift han sido víctimas de la 
mala suerte. 
El General Portiorek fue el siguiente en poseer este maldito coche. Después de una derrota militar enorme y un amargo viaje a Viena, comenzó a tener problemas mentales y murió 
en un manicomio.

El nombre de la siguiente persona propietaria de este coche no se conoce. Todo lo que se 
sabe es que él era un capitán del ejército. 

Un día mientras conducía el coche se encontró con dos campesinos que caminaban por la 
carretera frente a él. Intentó esquivarlos y desviar la dirección del vehículo, ello hizo que se saliera de la carretera y chocara contra un árbol. Los tres murieron en el accidente.

El coche llegó hasta el gobernador de Yugoslavia. Durante el tiempo que tuvo este coche, 
sufrió cuatro accidentes distintos en uno de los cuales perdió el brazo. Llegó a la conclusión 
de que el coche traía mala suerte y su amigo el Dr. Srikis se lo compra riéndose de las 
ideas de su amigo sobre el coche. A los seis meses de la compra, el Dr. Srikis moriría al 
volcar con el coche.

Posteriormente, fue adquirido por Simón Mantharides, un joyero coleccionista de 
antigüedades. 
Al comprarlo como pieza de colección, no perdió la vida a su volante, pero se suicidó 
seis meses después por causas desconocidas.

 El Graef und Stift pasó a manos de otro coleccionista. Se trataba de un médico y, al parecer, comenzó a perder pacientes y a tener problemas económicos. Por este motivo, lo puso en venta. 
El coche se convirtió en propiedad de un corredor suizo  nada supersticioso: quería probar 
que aquel modelo no era el portador de ninguna maldición. Tardó pocos días en morir en 
carretera.

La historia más curiosa de este caso es la de un rico terrateniente residente en Sarajevo. 
Un día, mientras paseaba feliz con su nueva adquisición, el Graef und Stift se quedó 
parado sin motivo aparente. Cuando estaban atándolo a un carro de bueyes para 
transportarlo al taller, aquel vehículo infernal se puso en marcha súbitamente, atropelló 
a su dueño y cayó por un barranco.

Pero la ‘leyenda’ no termina aquí. Aún estando destrozado, Tiber Hirshfield, propietario 
de un negocio de vehículos de alquiler, lo adquirió, lo restauró y lo pintó de azul. 
Quizá esperaba que el cambio de color acabase con el maleficio.
No fue así. Las características de este modelo austriaco lo convertían en el coche perfecto 
de una boda.
 La primera vez que fue utilizado para este fin, trató de pasar una larga fila de coches 
cuando el coche misteriosamente se salió de control y se estrelló. 
Cuatro de los cinco murieron en el accidente.  
Hirshfield,  hacia las veces de chófer, fue su  último dueño en fallecer.

Este coche maldito está expuesto   en el “Heereschichtliches Museo de Viena”. 
El edificio parecía un imán para las bombas aliadas en la II Guerra Mundial: la mayor parte 
de la colección fue arruinada en la contienda. 
Casi toda, menos el Graef und Sift de los archiduques de Austria: un perfecto superviviente 
de la I guerra mundial.



Ahora y después de 100 años, y echando la vista hacia tras, uno se puede preguntar si 
realmente no fue el coche el causante de la I guerra mundial.

Hasta pronto.